Calas del Delte Tarraconí

¿Estoy Torpe o me pasa algo?
Está clarísimo que algo que me pasa, aunque no sé lo que es. No sé si es algo de mí en general, o es que alguna parte de mi cuerpo no funciona correctamente. Está claro que algo me está pasando y para muestra, el día de hoy. Después de unos días haciendo el vago en Miami PLatja, retozando como una lagartija bajo el sol que ha sido arrojada por la borda, por fin he decidido moverme y he ido con la furgo a dar una vuelta por la Costa del Delte Tarraconense. No ha sido muy difícil elegir a dónde ir, a la playa, para no perder la costumbre. He salido de Miami Platja temprano, y la primera cala elegida ha sido Cala Almadraba. Al llegar aparco la furgo a un lado de la calle y hacia el final de la playa, y en cuanto me dispongo a tomar la primera foto del día, TRÁS, otra caída más, ya no sé cuantas llevo este año, el caso es que resbalo por un terraplén de poco desnivel, pero mal parido como el solo, y doy dos o tres vueltas rodando hacia abajo, no me da tiempo a reaccionar, me veo de nuevo cayéndome sin sentido y sin control. Siento el primer golpe en el hombro derecho e intento parar de algún modo y no seguir cayendo cuesta abajo, estoy consciente de lo que pasa, pero mi mente va a cámara lenta, como un formula 1 al tomar las curvas, la cámara ha golpeado el suelo y me ha saltado de la mano, quedándose a varios metros de distancia, sigo girando en el terraplén, doy otra vuelta y me golpeo el otro hombro y la otra pierna, también ambas rodillas están llenas de piedras clavadas y arañazos, siento que no voy a parar y me caigo sin freno, lo veo todo negro, como una caída mortal hasta las rocas de la playa, no puedo frenarme, la caída parece ser libre, pero en un momento dado, al final consigo pararme. Sí, he sufrido mucho durante la caída, pero no tengo demasiados dolores, solo golpes en los hombros y arañazos en las piernas y el culo. Me siento rabioso, otra caída sin sentido en un lugar plano. Me incorporo y miro hacia la cámara y aún no sé si se ha roto, por suerte, cuando la recojo, parece que no le ha pasado nada. A duras penas he logrado levantarme, es como si no tuviera fuerzas en el tronco de mi cuerpo ni en las piernas. La caída ha sido tan tonta que no me lo puedo creer, otra caída más, otra caída que sigue a una serie de caídas ya demasiado sospechosas. Una nueva caída que se está volviendo rutina. Lo único que sé es que algo me está pasando, y aunque he ido a ver a varios médicos, no tengo mucha confianza en sus diagnósticos. Quizás alguno os preguntéis por qué me caigo tanto, y la respuesta mas obvia, es que las piernas me fallan, no sé si porque tengo micro circulación, vamos, que me circula muy poco la sangre de rodilla hasta los pies, o por la necrosis diabética que sufro y que no lleva a buen puerto. El diagnóstico es claro, y de momento me he de conformar con ello, ya que no existe tratamiento de momento. Espero no acabar en la unidad de Pie Diabético de Can Ruti, donde los pacientes sonrien por fuera, evitando mirar sus pies apuntados.
Estoy rabioso. Después de subir hasta la calle asfaltada, hago un par de fotos aún de mal humor, pero decido continuar con mis planes, a mens . Esta zona de la costa es una continuación de urbanizaciones, con los chalets más cercanos al mar habitados hace tiempo, pero otra gran parte, son solo zonas urbanizadas, sin edificación alguna.

Calas Visitadas:
Cala Almadraba
Platja Calafató
Cala Sant Jordi y Castillo de Sant Jordi
Platja Estany Tort
Bunkers de la guerra civil. Bateria de Costa de la Atmella de Mar. Rehabilitadas en el 2000. Dentro del plan de la dinamización turística de las Terres de l’Ebre.
Platja de Port Olivet

En el camino de vuelta a Miami Platja y para no variar, me he vuelto a perder. Lo fácil que es no distinguir entre AP7 y A7. La primera era la antigua autopista de pago que ahora es gratuita pero que tiene salidas cada 20 kms, y he tenido que hacer casi 40km de más. La A7 es la autopista que tenía que haber cogido, pero como soy un desastre, y como siempre, me he equivocado.

Lo mejor del día es el resultado del tratamiento a mi perra Ali III, que ha sido muy positivo, y aunque se mantendrán las manchas negras en los ojos, la progresión de la pigmentación se ha detenido, aunque habrá que seguir el tratamiento de por vida.

Otra cosita buena que me ha pasado hoy, es que urgando entre el montón de trastos que llevo en la furgo y al abrir el pasaporte, me he encontrado con unos 600 € que no sabía que había guardado allí. No ha estado mal la sorpresa ni el día de calas.

 

 

nanogallery2
Por favor, siguenos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
error

¿Disfrutas este blog? Por favor, pasa la voz :)