mexico

San Pablo Villa de Mitla

Para llegar desde Tule a Mitla tuve la suerte de coger un colectivo, pero me costó, pues no había ningún modo de salir de Tule, no encontraba taxi, ni autobuses, ni ningún medio de transporte, parecía que me iba a quedar a la sombra de Árbol de Tule, menos mal que un policía se apiadó de mí y paró un colectivo y conseguí seguir si camino hacia tarde. El calor era insoportable y aún me quedaba media tarde para visitar Mitla. Cuando llegué a la ciudad, como llevaba la mosca detrás de la oreja, pregunté si era fácil volver hasta Oaxaca y me dijeron que sí, que hasta las siete había colectivos y taxis. También pregunté si estaba abierto la zona arqueológica y me contestaron que sí, así que cogí calle arriba, por una calle llena de tiendas que conducía hacia los monumentos. No había nadie en las calles, y menos todavía alguien comprada algo. Solo yo muerto de sed, y meándome, buscando un baño donde aliviar mi vejiga. Unos chavales me dijeron que en el mercado encontraría unos baños y hacia allá que fui. Los puestos del mercado estaban cerrados, pero al fondo encontré los baños abiertos, con una persona que me cobró los 100pesos por entrar a mear. Una vez aliviado salí a comprar un helado, tomé un par de fotos y seguí calle arriba, siempre preguntado si iba por el buen camino hacia las ruinas. Mitla es un pueblo famoso por sus bordados y el mezcal. Encontré una tienda con barrilitos de mezcal en la puerta, y me llamó la atención, así que entré a ver qué pasaría. Una chica muy amable empezó a explicarme los diferentes tipos de mezcal, el que es industrial mucho más barato que el que está  fabricado con la planta directamente y que es mucho más caro, ya que la planta tarda muchos años en crecer. Las botellas las había de varios tipos, y con gusano o sin. Estuve probando varios, siempre con un trocito de naranja, para amortiguar el sabor del mezcal, que es bastante fuerte. Al final me decidí por una botella término medio con gusano, que estaba de muerte. 

Barriles de Mezcal
Barriles de Mezcal

A la hora de pagar me dijeron que preferían que les pagara con dólares USA, pues les hace falta para viajar, y les cuesta conseguirlo. Querían cambiarlo a 18, pero les enseñé mi app donde ponía a 20, y a eso me los cambiaron. Después pregunté si aún estaban abiertas las ruinas y me dijeron que ya habían cerrado, que tendría que volver mañana. Pero si solo era media tarde, como pueden haber cerrado, pero es que en este país los horarios no tienen nada que ver con los españoles, así que me lo tomé con un poco de filosofía y decidí llamar un taxi. Para ello la jefa del local de mezcal me ayudó y ella misma llamó a un taxista amigo suyo, y le preguntó si podía llevarme a Oaxaca, y a mí solo, el taxista le dijo que sí y que en diez minutos llegaría. Total, que llega el taxista, pero en el asiento del conductor había una persona, le dije que yo le pagaba la cantidad que habíamos quedado pero por ir solo, que si compartía el taxi, tenía que hacerme un descuento, pero que va, dijo que tenía que pagar lo que habiamos quedado y que el acompañante venía. Discutimos un poco, pero con tal de no quedarme allí tuve que aceptar.
En el camino de vuelta no dije ni una palabra, se me hizo largo pero por fin me encontraba en mi Oaxaca querida, y podía volver a mi vida normal por hoy, ya veríamos si mañana volvía a intentar ver las ruinas de Mitla.

Mitla
Bordados

Pues sí, al día siguiente me levanté con ganas de visitar ruinas y alquilé un taxi para todo el día, pues quería ir a varios sitios y no perder mucho tiempo. El primer lugar a donde fui a las ruinas de Monte Albán, pero lo explicaré en el siguiente post, y el segundo fue a Mitla que es donde me quedé ayer. El taxista era un tipo amable y por precio razonable me llevó a donde quise durante todo un día. LLegamos a mediodía a Mitla, y como siempre, estaba sediento, así que fui a tomar un jugo de frutas, que es mi vicio y mi perdición, pero cuando fui a entrar a las ruinas, justo habían cerrado las puertas, pero no para todo el día, sino que se entraba por grupos, y había que esperar unos 20 min al siguiente grupo. Menos mal que estaba a la sombra, pero el calor no se podía soportar. Llegó mi turno y entramos hasta la cabina donde te venden los tickets, y una vez en ello, pues al ataque, a visitar unas ruinas que son la principal atracción del pueblo y que son conocidas por por sus edificios decorados con mosaicos de pequeñas piedras planas que encajan entre sí para crear diseños. La mayoría de edificios están en ruinas y las calles son polvorientas y adornadas con grandes cactus. No hay mucha gente visitando el lugar, dando la impresión que el lugar está infravalorado. Es un lugar ideal para caminar tranquilamente si la temperatura fuera algo más agradable. No estuve mucho rato y encima me entró ganas de mear, así que me volví medio loco buscando unos baños, pero suerte que encontré unos saliendo del centro. Seguí mi camino hacia el taxista y a medio camino volví a comprar otra bebida, que saboreé en dos segundos. Cuando llegué al taxí, el taxista estaba durmiendo, le desperté, y continuamos el camino a un nuevo lugar.

Enlaces consultados

Enlaces relacionados

Italia 1973

Viaje a Italia con unos amigos en 1973 y con el carnet de conducir recién estrenado.

Scroll al inicio